MOMENTOS VILLOTA

Buscar

Nunca hagas esto con los Villota: consejos para disfrutar del mejor vino

Muchas veces infravaloramos la calidad del vino y todos los matices que pueden ensalzar una experiencia concreta. Porque utilizar la mejor copa, elegir el mejor vino o controlar la cantidad que servimos pueden marcar la diferencia, te sugerimos los mejores consejos para disfrutar del mejor vino y evitar ciertos malos hábitos.


Salvador Dalí dijo una vez: “quien sabe degustar no bebe jamás el vino, sino que degusta secretos”. Una cita propia del mago de Figueras que viene a aclarar un ritual universal: adentrarse en el mejor vino supone hacerlo de la forma correcta, obviando ciertos “hábitos” que pueden contrarrestar su valor o, peor, arruinar la experiencia y perdernos todos esos secretos de los que no hablaba Dalí.


A continuación, te sugerimos todo aquello que no debes hacer con tu mejor vino, especialmente si acabas de hacerte con uno de los vinos Villota.



Llenar demasiado la copa


Seguro que alguna vez has iniciado una noche de vinos y queso y has comenzado llenando la copa lo justo para, unos cuantos tragos después, llenarla hasta arriba. Un error común a resolver, especialmente cuando servir demasiado líquido en la copa tiende a calentar el vino e impide agitarlo con facilidad para descubrir todos sus matices.





Beberlo en vaso


No aplaces la compra de ese surtido de copas finas para tus noches de vino. Porque hablar de nuestra bebida favorita, supone hacerlo de oxígeno y notas liberadas. Factores que se entremezclan mejor si optamos por una copa alta y con un balón de cierto diámetro que permita volatilizar los aromas. Esto también implica descartar las copas demasiado estrechas.


No guardar un vino tinto en la nevera


Existe un rechazo general a guardar el vino tinto en la nevera, ya que puede arruinar todo su potencial. El vino tinto siempre es más disfrutable en estado natural, del tiempo. Sin embargo, en meses de altas temperaturas recuerda guardarlo en un lugar de temperatura baja y estable, sobre los 15ºC. Para ello, una vinoteca es una opción perfecta.



Guardar el vino en la cocina


Cuando un vino puede pasar meses encerrado en barricas de roble francés, el mimo de su conservación debe perdurar en el tiempo. Por ese motivo, es importante encontrar el sitio perfecto para nuestra botella. En espacios de exterior, el cambio de temperaturas puede arruinar el vino, mientras que colocarlo en la cocina, tan expuesto a otros aromas y temperaturas, puede ser incluso peor. A falta de una pequeña bodega o vinoteca en casa, trata de conservarlo en una habitación cerrada, fresca y húmeda.


Conservar un vino en exceso, utilizar vaso para beberlo, o elegir la cocina para guardar tu botella son hábitos poco recomendables a la hora de disfrutar del mejor vino Villota.


Introducir el corcho roto en el vino


Cuando el corcho se rompe al abrir la botella, muchas personas piensan que introducir los restos en el líquido será un gesto inofensivo. Puede que oler el corcho antes de iniciar una cata sea un gesto recurrente (que no imprescindible), pero introducirlo en la botella es un craso error, sobre todo porque todas esas partículas se distribuirán por tu copa, arruinando la experiencia. En caso de no poder extraer todo el corcho, trata de colar el vino en otro recipiente a fin de conservar todas sus propiedades.





No limpiar las botellas de vino


Existe una creencia popular de que una botella de vino llena de polvo implica duración y, por ende, calidad. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, especialmente cuando ese propio polvo, telarañas y demás agentes externos pueden jugar un papel determinante en la conservación del propio brebaje. No es necesario aplicar productos de limpieza ni mucho menos, pero un paño mojado con agua será suficiente para mantener reluciente la botella y, con ella, una larga vida de ese vino a disfrutar en una ocasión especial.



No beber el vino


La frase “te conservas como el buen vino” ha traído más de un disgusto a aquellos wine lovers que han pecado de demasiado conservadores al mantener una botella en el armario durante años. O al menos, una concreta. El vino puede mantenerse en el tiempo, cierto, pero implica disfrutarlo, saborearlo y disfrutar de un proceso único ya consolidado durante su estancia en la propia bodega.


No apliques ninguno de estos pasos con vinos Villota y aprende el noble arte de disfrutar del vino que mereces.


Entradas Recientes

Ver todo